Masajes reductores y tonificantes para lucir siempre bella

A todos siempre nos gusta vernos bien y saludables, pero no siempre contamos con el dinero necesario para realizarnos tratamientos estéticos en un centro especial, o concurrir a un spa, por eso hoy te enseñamos a realizar masajes reductores y tonificantes en la comodidad de tu casa. Solo deberás contar con tiempo, paciencia y algunos elementos que se consiguen fácilmente para obtener buenos resultados.

¿Qué son los masajes reductores?

Ya sabemos que ningún tratamiento para reducir tallas o perder peso hace magia, pero algunos de ellos como los masajes reductores y tonificantes, pueden ser nuestros aliados, para complementar una buena dieta, y la actividad física que realicemos periódicamente.

Los masajes reductores en sí, ayudan a eliminar fluídos y toxinas que se encuentran en nuestro organismo, sobre todo grasas blandas que se encuentran debajo de la piel. Básicamente constan de movimientos suaves, circulares y con presiones mínimas que estimulan la circulación sanguína, y activan diferentes sistemas de nuestro cuerpo, permitiendo eliminar todo aquello que no necesitamos, y mejorando significativamente el aspecto de nuestra piel, además de reducir algunos centímetros. Los masajes reductores y tonificantes se pueden realizar en cualquier zona corporal, pero siempre pondremos atención en aquellas partes más conflictivas, como los muslos, glúteos, piernas y abdomen, que es donde se suele acumular la grasa localizada.

Como hacer masajes reductores y tonificantes en casa

Para comenzar a realizarnos masajes reductores y tonificantes en casa, lo primero que debemos tener presente, antes que nada, es tener la piel limpia de la zona a tratar. Para ello con un algodón, vamos a realizar un suave masaje con alcohol, y así retiraremos grasa o impurezas de la piel.

Paso siguiente, podremos realizar una suave exfoliación con la ayuda de alguna esponja o guante exfoliador. Procura ser cuidadosa en éste paso, deben hacerse masajes suaves y circulares ascendentes para además de limpiar profundamente la piel, estimular la circulación sanguínea y la eliminación de toxinas.

Hecha la exfoliación de las zonas a tratar aplicaremos una crema reductora a elección, generalmente estas cremas son ricas en algas marinas, fucus, centella asíatica y otros compuestos que favorecen la reducción de grasas localizadas.

El masaje debe realizarse suavemente de forma circular ascendente, y hasta que la crema penetre completamente. Dejaremos actuar 15 a 20 minutos, y luego realizaremos palmenteos o golpes suaves para una correcta estimulación de la zona. Procederemos a enjuagar con agua tibia, y luego fría, incrementando así el torrente sanguíneo y la eliminación de toxinas y grasas.

La sesión de masajes reductores y tonificantes, debe durar completa aproximadamente una media hora, y se debe realizar dos o tres veces por semana para obtener resultados visibles en poco tiempo.