Jardinería, consejos para cuidar enredaderas y trepadoras

En jardinería las enredaderas y plantas trepadoras se suelen utilizar para tapizar paredes, muros o pircas, por su colorido verde intenso, por sus flores, e incluso muchas por su perfume. Son muy vistosas y fáciles de cultivar, por eso hoy queremos brindarte algunos consejos para cuidar enredaderas y trepadoras, que seguramente embellecerán tu jardín.

Como cultivar enredaderas y trepadoras

Si bien ya dijismos que son muy fáciles de cultivar, este tipo de plantas resultan muchas veces invasivas, por lo que requieren de ciertos cuidados y predisposición a la poda para su mantención.

Hay enredaderas y trepadoras de muchas variedades, algunas solo de follaje verde, otras con flores, y otras de tiempos variados en su crecimiento, por eso antes de cultivarlas debes preguntar a tu viverista o el comercio donde las adquieras, si son plantas de sombra, media sombra, o sol pleno, y que tipo de sustrato necesitan para  favorecer su crecimiento óptimo.

Consejos para cultivar enredaderas y trepadoras

Como hay muchas variedades teniendo presente el tipo de sitio que necesitan, el sustrato y el riego puedes seguir los siguientes consejos para tus enredaderas y trepadoras.

Suelen ser plantas invasivas: No se recomienda plantar dos o mas variedades juntas, ya que justamente se pueden invandir y una especie prevalecer sobre la otra, dañando a la más débil.

Especies de crecimiento rápido: Las enredaderas y trepadoras de crecimiento rápido, por lo general se cultivan de semillas, se deben plantar a mediados o finales del invierno, para favorecer su crecimiento durante  la primavera o el verano.

Especies de crecimiento lento: La mayoría de estas enredaderas o trepadoras se pueden transplantar de maceta o al suelo en cualquier época del año.

Cultivo en macetas: Si gustas de cultivar enredaderas o trepadoras en macetas, ten presente que crecen bastante por lo que la misma debe ser espaciosa. Evita que el sol de directamente sobre el sustrato para cuidar sus raíces, ya que el exceso de calor suele dañarlas.

Muros y paredes: Si deseas que tu enredadera o trepadora tapice algún tipo de muro, ten presente plantar dos o tres dependiendo del tamaño de la pared, a unos 45 centímetros de distancia de la misma, así lograrás un crecimiento parejo y en poco tiempo.

Tutores y guías: Las enredaderas y trepadoras necesitan ser guiadas y entutoradas para que crezcan hacia donde deseamos.  Se las puede atar con hilos para que vayan subiendo hacia donde queremos, pero esto debemos hacerlo desde que la planta es pequeña, ya que crecen bastante rápido y en muchos casos cuando la planta es grande se hace más difícil colocarles una guía o tutor.