Cómo sembrar en almácigos

Si estas pensando en armar tu huerta, no esta de más aprender a sembrar en almácigos. Muchos frutos y hortalizas poseen semillas pequeñas, que requieren de ciertos cuidados especiales y un germinado previo, antes de ocupar un lugar definitivo en la tierra. Toma nota.

Que son los almácigos

Los almácigos son bandejas metálicas, plásticas o pequeñas macetitas que sirven para germinar las semillas más delicadas, para luego ser transplantadas a la tierra. El germinado de semillas de tomate, berenjena, puerros, cebollas, repollos, lechugas, pimientos, apios y otras más, requieren cuidados delicados durante el germinado para luego obtener excelentes ejemplares para nuestra huerta.

Aprende a sembrar en almácigos

Como ya dijimos anteriormente, los almácigos son bandejas plásticas o metálicas, las mismas se pueden conseguir en viveros  con facilidad, pero también pueden reemplazarse por cajones de madera, hueveras, pequeños recipientes descartables ( yogurt o postres elaborados), e inclusive macetas.

  • Para comenzar a sembrar en almácigos, luego de elgir los recipientes, vamos a colocar en ellos tierra mejorada ( abonada y de buena calidad) bien aireada y suelta. Los colocaremos en un lugar abrigado y con suficiente luz para conseguir una buena germinación.
  • Luego realizaremos surcos para ubiar allí las semillas.  Es importante colocar 2 o 3 semillas y no amontonarlas para facilitar posteriormente el transplante cuando tengan un tamaño considerado.
  • Tapamos las semillas con tierra suelta, poniendo atención que no queden expuestos a los frios extremos, calor excesivo y que siempre la tierra se mantenga húmeda.
  • Se debe realizar un riego suave sobre los almácigos en forma de lluvia, esto evitara encharcamiento y que las semillas corran riesgo de pudrirse o no germinar. Las horas indicadas son por la tarde o noche, ya que si regamos nuestros almácigos durante el día, el sol puede evaporar el agua y la semilla no germinará.
  • Debemos cuidar nuestros plantines hasta que tengan 4 o 5 hojas y su tallo sea medianamente grueso, esto nos indicará que ya podremos transplantarlas al lugar definitivo para que terminen de desarrollarse y posteriormente nos regalen sus frutos.