Belleza, rutina saludable para cuidar los pies

Los pies son una zona olvidada de nuestro cuerpo a la cual muchas veces le restamos importancia. Llegada la época de calor, y con el uso de sandalias y ojotas, es cuando notamos que durante el resto del año, no les dimos la atención que se merecen. Te enseñamos una simple rutina saludable para cuidar los pies, y lucirlos cuidados durante todo el año.

No necesitar realizar este tipo de cuidados de belleza para tus pies todos los días, alcanza con que una vez a la semana les dediques media hora o cuarenta minutos, y ellos de seguro lo agradecerán.

Rutina saludable para cuidar los pies

Vamos a comenzar ésta rutina reconfortante para cuidar nuestros pies descalzos y relajados. Una vez quitado el calzado, realizaremos movimientos giratorios con los pies en el aire, para un lado y luego para el otro. Hecho esto, luego moveremos todos los dedos de los pies, como si se tratara de teclear, para descontracturar tensiones.

Terminados éstos movimientos, caminaremos descalzos sobre el piso frío unos 10 a 15 minutos. Es importante que si tenemos algún lugar con arena o césped, caminemos sobre el mismo para relajar completamente nuestros pies.

Finalmente realizaremos un suave masaje ascendente desde los dedos hasta el talón, para favorecer la circulación sanguínea de la zona.

Baño de pies relajante y activador de la circulación sanguínea

Cuando finalizamos la rutina anterior, realizaremos un baño de pies relajante, con un poco de agua tibia, aceites esenciales y sales relajantes, previamente disueltas en el agua. Sumergiremos nuestros pies para bañarlos y realizaremos pequeños movimientos con los dedos de los pies, y en forma circular con nuestros tobillos dentro del agua tibia.

Una excelente opción para quienes padecen problemas circulatorios es alternar un baño de pies con agua tibia y agua fría, esto reactivará significativamente la circulación.

Los aceites esenciales que puedes utilizar en estos casos son lavanda, romero, o salvia. Todos ellos tienen propiedades relajantes, y también puede agregar al agua de baño rodajas o jugo de limón, que es un poderoso bactericida y además aclara la piel y remueve células muertas con facilidad.

Luego del baño relajante de pies, vamos a proceder a secar meticulosamente y nuevamente masajear la zona, para realizar posteriormente cortes de uñas, limado, exfoliación de talones, etc.

Para terminar, aplicaremos una crema nutritiva e hidratante, y colocaremos los pies en alto para hacer mucho más efectiva la tarea de relajación y propiciar la correcta circulación sanguínea.