Alimentación, beneficios de consumir semillas

Si estamos buscando una alimentación saludable no podemos dejar pasar por alto el consumo de semillas, ya que son excelente fuente de energía, vitaminas y minerales esenciales para nuestro organismo con múltiples beneficios para nuestra salud. No es en vano que los especialistas en nutrición las recomiendan en muchas dietas, ya que además de hidratos de carbono son ricas en antioxidantes que combaten los radicales libres previniendo el envejecimiento celular.

Que semillas incorporar a la dieta

Te contamos algunas semillas y sus beneficios, que deberías incorporar a tu dieta para llevar una alimentación más saludable:

  • Chía
  • Sésamo
  • Cáñamo
  • Lino o linaza
  • Girasol
  • Calabaza

Las semillas mencionadas son las más conocidas, y se pueden incorporar fácilmente a muchas recetas, aportando nutrientes saludables que pueden mejorar nustra calidad de vida.

Propiedades de las semillas y sus beneficios

  • Semillas de Chía: Si bien estan muy de moda, las semillas de chía se conocen desde la antigüedad por sus grandes aportes nutricionales. Son ricas en fibras, lo cual favorece el tránsito intestinal, poseen 5 veces más calcio que una porción de lácteos, el triple de hierro que una porción de espinacas y el doble de potasio que una banana, además de antioxidantes, vitamina C y Omega 3. Las semillas de Chía son de alto valor protéico, por lo que se las recomienda en dietas para deportistas, personas con anemia y en dietas hipocalóricas para perder peso. Se las puede agregar a batidos, licuados, sopas y ensaladas. Se consumen crudas o cocidas.
  • Semillas de Sésamo: Las semillas de sésamo poseen un alto valor proteico, además de vitaminas y minerales, colaboran manteniendo la presión arterial estable por lo que se suelen recomendar en dietas para personas hipertensas.
  • Semillas de Cáñamo:Si bien no son muy conocidas las semillas de cáñamo son ideales para combatir alergias y trastornos digestivos. Son fuentes de vitamina E, ácidos grasos esenciales Omega 3, y fibras.
  • Semillas de Lino o linaza: De textura crocante y muy deliciosas, las semillas de lino o linaza colaboran con el organismo, reduciendo los niveles de colesterol en sangre y los triglicéridos, aportan ácidos grasos Omega 3, fibra y proteínas.  Se recomiendan en dietas para personas con diabetes por su alto poder de normalizar la insulina.  Al igual que las semillas de chía en contacto con el agua, se transforman en un producto gelatinoso, que brinda sensación de saciedad al consumirlas y son ideales para quienes buscan perder peso.
  • Semillas de girasol: Las semillas de girasol, son fuente de vitamina E por excelencia, brindan beneficios antiinflamatorios a nuestro organismo, fortalecen los huesos y ayudan a regenerar los tejidos.
  • Semillas de calabaza: De un exquisito sabor las semillas de calabaza son fuente de antioxidantes, vitaminas y minerales como hierro, magnesio y zinc. Aportan una gran cantidad de fibra, por lo que son perfectas para incorporar en dietas de personas que quieren perder peso, padecen de anemia, y de tratornos intestinales. Mejoran significativamente la digestión y los procesos inflamatorios.

Como consumir semillas en nuestra dieta

Si bien las semillas se pueden incorporar a múltiples preparaciones, una forma sencilla de incluirlas de a poco en nuestra alimentación, es aregarlas a licuados frutales, sopas o ensaladas. Aportan una textura crocante y muy beneficiosa para nuestra salud, ya sean tostadas, crudas, o molidas.

Las puedes conservar en frascos herméticos en la heladera, o un sitio oscuro y fresco para que no se pongan rancias y pierdan sus excelentes propiedades nutricionales.